Un buen diseño debe implicar un montaje fácil e intuitivo. Los sistemas correderos KLEIN+ han sido concebidos para su perfecta integración arquitectónica, incluso en realizaciones a falso techo.